Diario de un Consejero de Ciencia. Semana 10.

Por Borja Sánchez.

Puedes consultar entradas anteriores de este diario haciendo clic aquí.

Muy buenas,

Esta semana adelanto la publicación del Diario porque tengo que irme a Madrid de tarde, así que va a ser complicado escribirlo de noche después de ir conduciendo 5 horas. Cuando acepté ser consejero contaba con tardar algún tiempo en estabilizar todo el trabajo que dejaba pendiente en el CSIC. Aunque me he esforzado mucho durante este año por avanzar lo más posible, en previsión de que efectivamente la Consejería de Ciencia fuera una realidad, me estoy dando cuenta que tenía planificado más de un año de trabajo por delante. Y entre las cosas que había dejado pendientes, que os prometo que ya ni me acordaba, era mi promoción de Científico Titular del CSIC (realmente de los Organismos Públicos de Investigación) a Investigador Científico, que es el siguiente nivel y antesala del de Profesor de Investigación (vendría a ser el equivalente al puesto de Catedrático Universitario).

Resulta que la semana pasada me llega un mensaje de un compañero avisándome que ya habían salido las notas del primer ejercicio: fui a mirar y resulta que había quedado el sexto y hay un total de diez puestos de promoción, así que tengo que ir sí o sí. Fíjense en mis notas; el apartado donde tengo un 0 es el de gestión; que cosas… También he quedado bastante mal puntuado en mi experiencia docente; mira que me encanta dar clase, pero ahí sólo puedo incluir las horas que impartí en la Universidad de Vigo.

Os estaréis preguntando si es posible que estando en excedencia pueda seguir promocionando. La respuesta es sí. Cuando se accede a un puesto de gobierno desde la función pública, la ley prevé que durante el período de excedencia, denominado excedencia en servicios especiales, el funcionario o funcionaria pueda seguir promocionando y acumulando antigüedad. En el caso de l@s científic@s de los OPIs, también podemos seguir presentándonos a tramos de excelencia investigadora. El incremento salarial resultante se aplicará una vez vuelva a reincorporarme a mi puesto de investigador dentro de unos 4 años, hasta entonces… salario de consejería.

Para ser sincero, esto no llega en un buen momento. La semana pasada tuvimos la comparecencia frente al resto de grupos políticos de la Junta (luego les contaré), y el martes de esta semana soy el primero en inaugurar el ciclo político con una interpelación del Grupo Parlamentario de Ciudadanos, que me pregunta sobre la política general de mi equipo en materia de I+D+i, con especial referencia a la implantación de un sistema de carrera profesional investigadora. Coincide también con la preparación del primer borrador de los presupuestos del año que viene, que es crucial para sacar adelante la Ley de Presupuestos y poder hacer todas las cosas que tenemos en mente. Pero a mí ustedes no me pagan por quejarme sino por trabajar, así que ya tengo todo debidamente planeado y organizado. Eso sí, llegaré al viernes que viene cogido con pinzas pero listo para salir a cenar por Laviana con mi familia.

Como les decía, la semana pasada tuvimos la comparecencia ante la Comisión de Ciencia, Innovación y Universidad en la Junta del Principado de Asturias. Tenéis el video aquí:

https://videoteca.jgpa.es/library/items/comision-ciencia-innovacion-universidad-2019-10-02

¿En qué consiste este acto? Básicamente es la primera puesta en escena de nuestro equipo ante ustedes y ante el resto de grupos políticos, y es donde hacemos una exposición de nuestro plan de acción de gobierno para los siguientes cuatro años. Para que se hagan una idea, esto es como la defensa de una tesis doctoral pero a lo bestia, en la que tras una primera intervención de media hora (me alargué un poquito más) por mi parte, cada grupo parlamentario tiene una hora para hacerme preguntas. Empezamos como a las 9:30 y acabamos hacia las 15:45, con un receso de 15 minutos para recuperar fuerzas. De ahí volvimos a consejería y tuvimos consejo de dirección hasta las 20:00 horas para acabar de poner todo en orden y debatir las propuestas que nos hicieron el resto de grupos parlamentarios.

Qué les voy a decir, es agotador, pero merece la pena el esfuerzo no sólo como ejercicio de transparencia hacia usted, ciudadano, ciudadana, sino porque durante el proceso de preparación del día de la comparecencia en sí, salen muchas cosas que pueden afectar a la estrategia y que es conveniente tenerlas preparadas sobre todo desde el punto de vista jurídico. Vamos a comenzar entonces respondiendo a la pregunta: ¿Cómo se prepara? Pero antes voy a aprovechar para actualizar mi lista de consejos para usted, científica, científico, que en el futuro van a decidir dar el paso a la política, y más concretamente al ejecutivo. De lo que llevo visto, dar el paso al legislativo, es mucho más sencillo, empezando porque puede compatibilizarse la actividad profesional renunciando a tu sueldo de diputado, y no come tantas horas. De todas formas si quieres ser buen diputado, conviene que conozcas el funcionamiento de la administración para no pedir imposibles. Vamos a ponernos al día con los consejos para enfrentarse al aporrizaje de una consejería:

  • 1. Echad todo el tiempo del mundo en buscar a una persona de nivel jurídico excelente para vuestra Secretaría General Técnica. Merece la pena perder el tiempo aquí pero os pondría un límite: 3 semanas.
  • 2. Renovad vuestro equipo técnico para encontrar gente muy complementaria a vuestro perfil. Yo os recomendaría que fuera gente que viniese dispuesta a aprender y sin miedo a equivocarse.
  • 3. No firméis NADA que no pase antes por SGT. Nada significa NADA.
  • 4. El decreto de estructura tiene que estar listo antes del primer mes. Si la consejería ya existe no es mayor problema, pero si no es así, buscad en la legislación de otras comunidades ejemplos para no eternizaros en este punto.
  • 5. Respetad las vacaciones del personal a vuestro cargo. No olvidéis que detrás de todo lo que queráis hacer, hay equipos y personas con su vida y familias. Y en el futuro, pensad en implicar a toda vuestra estructura en la toma de decisiones y en la acción de gobierno de la consejería.
  • 6. Busca alguien en la administración que te explique, de forma CLARA y CONCISA cómo funcionan los presupuestos en la Administración: tiempos, períodos, preparación, ejecución… todo. Tu SGT seguro que puede ayudarte al respecto, como hizo la mía. En la Administración hay funcionari@s muy brillantes y con una altura de miras por encima de su puesto muy notable.
  • 7. A partir del mes, empezad a preparar el discurso de comparecencia, y esto incluye también entrenarse.
  • 8. No os olvidéis de ayudar y organizar todo lo posible la preparación de los presupuestos, máxime si coincide en los plazos con la preparación de la comparecencia. Os recuerdo que con presupuestos prorrogados no se hace NADA.

Vamos a hablar entonces de la preparación del discurso de comparecencia. Es muy importante porque será vuestra puesta en escena ante la sociedad y el resto de grupos parlamentarios. Se supone que para el mes ya tenéis que tener más o menos formado vuestro gabinete y equipo técnico (yo tardé un par de semanas más), así que nada más que se hagan con el funcionamiento de los servicios que dependan de ellos… a por el discurso pero sin olvidarse de los presupuestos. Ahí pueden implicar a todo el personal de servicios.

Es esencial que vuestro discurso esté bien estructurado, pero eso en ciencia lo hacemos muy bien así que tampoco debiera preocuparos. Por ejemplo, el mío lo estructuré con una introducción general, una descripción de estructura y competencias, los 6 ejes de mi acción de gobierno con propuestas más concretas y un último párrafo resumiendo todo lo dicho. Para mí ha sido muy importante entrenar con mi equipo y con una politóloga para ensayar pausas, nexos, entonación, detalles de cómo leer y a dónde mirar, cuándo mirar, cómo contestar… os aseguro que por muy acostumbrado que se esté a hablar en público, siempre se aprende y da mucha seguridad a la hora de ir a una jornada como esta. Ella os grabará, os hará escucharos, os comentará detalles, gestos… cosas que ni os imagináis. Igual dentro de 4 años acabo exponiendo bien y todo :).

Estudiad bien el lugar donde vais a comparecer, por si acaso no es un lugar cómodo. Por ejemplo la antigua sala de Plenos de la Junta del Principado es preciosa, pero es un poco incómoda para estar tantas horas y para responder las preguntas.

En este caso los pupitres son muy pequeños por lo que organizad bien vuestra información. Vuestro equipo es crucial: es muy importante que participe de la preparación, porque esto no es cosa de un consejero, es de un equipo, y están a vuestro mismo nivel: tú hablas y presentas por todos ellos y para todo el mundo. Recuerda también dónde estás hablando. En nuestro caso, la sala es el antiguo Parlamento donde han debatido generaciones políticas anteriormente a tí. La Junta es el órgano supremo de representación del pueblo asturiano, así que hablas y gobiernas para todo el mundo, haya o no votado a tu partido. Y entrena preguntas, que te busquen las cosquillas y los puntos débiles. Tras un poco más de dos meses ya serás plenamente consciente de las debilidades y las amenazas de tu consejería, pero también de las fortalezas y las oportunidades. Juega con esta ventaja.

Esto así por encima y a vuelapluma. El día de la comparecencia prepárate para una sensación muy rara. En ciencia, cuando acabas un discurso o una presentación, la gente te aplaude. Aquí no esperes ni un aplauso después del “muchas gracias”, los grupos políticos no vienen a aplaudir, vienen a por explicaciones de lo que tú cuentes ahí. Con respecto a mi intervención, creo que ha quedado claro que la Consejería de Ciencia viene a construir, a conciliar y a integrar/debatir todas las propuestas que se nos hagan llegar. Agradezco a todos los grupos parlamentarios su tono, sus preguntas (aunque algunas creo que bajaron a un nivel de detalle cuya respuesta es un poco prematura tras dos meses en consejería) y sobre todo sus aportaciones. Si todos somos capaces de proponer, debatir y de construir, la crítica no es solo recomendable, es necesaria. Hace unos meses publicaba un artículo titulado: ¿Y si los partidos políticos integrasen sus propuestas electorales sobre ciencia? Pues léanlo que hay conclusiones muy interesantes: yo las agrupé en 10 grandes acciones porque no nos diferenciamos tanto unas opciones de otra con respecto a la I+D+i. Recuerdo también que todo el mundo es escéptico en que podamos llegar a una inversión del 2% del PIB en I+D+i en 4 años. Es complicado, pero es posible y por tanto hay que intentarlo, es nuestra garantía de futuro.

Les decía antes que no he venido aquí para quejarme de las cosas que se han o no hecho en el pasado ni por qué hasta hace dos meses no había Consejería de Ciencia. No me pagan ustedes por eso, me pagan para tratar de poner la ciencia, la innovación y la universidad al nivel que merecen en nuestra región. Así que les prometo que no me oirán lamentarme ni echarle la culpa a nadie, pero también deberé explicar el por qué cuando algo no pueda realizarse. Mi mano siempre va a estar tendida al diálogo y al debate constructivo, como hacemos en ciencia con la evaluación por pares.

Hay mucho por hacer y muchas tareas por delante, y sobre todo mucho que estudiar jurídicamente, mucho que estabilizar y además en diferentes ámbitos. De momento ahí tienen el vídeo de mi comparecencia y este pequeño diario que tanto me ayuda a poner las ideas en orden.

¡Hasta la semana que viene!

Compartir este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email