Diario de un Consejero de Ciencia. Semana 19.

Por Borja Sánchez.

Puedes consultar entradas anteriores de este diario haciendo clic aquí.

Diario de un Consejero de Ciencia. Semana 19.

Buenas noches,

Comienzo el resumen semanal con la siguiente imagen:

En efecto, “habemus presupuestum” que en este peculiar latín macarrónico quiere decir que tenemos presupuesto. Como ven, en ciencia debutamos con unos 185 millones divididos entre la parte de Universidad, la de Investigación e Innovación y Telecomunicaciones. Es eso, un debut, y es el mejor de los presupuestos posibles ante la coyuntura económica a la que nos enfrentamos en 2020. Les recuerdo que, tal y como ha repetido nuestro Presidente hasta la saciedad, hemos tenido que incluir acuerdos adoptados por la práctica totalidad de los Grupos de la Junta durante la pasada legislatura. Esto implica por ejemplo 103 millones de incrementos en costes de personal, más 200 millones de euros en inversiones plurianuales. Si a esto le sumamos la falta de Gobierno en el Estado (que está retrasando las transferencias a cuenta), así como la imposibilidad de endeudarse durante 2020, cuadrar unos presupuestos no ha sido sencillo. Y no se olviden de lo que muestra esa gráfica: en Asturias la atención sanitaria, la educación, y los servicios sociales son prioritarios y en ellos invertimos casi 3 de cada 4 €.

Con esto los presupuestos en Ciencia para 2020, repito, son los mejores posibles. El objetivo: subir gradualmente la inversión en I+D+i, tanto la parte pública como la privada, a lo largo de 2020-2023. Aprovecharemos 2020 para reordenar y regular ciertas partes de nuestro sistema de I+D+i, tanto en la parte de la financiación como de la ejecución y en la propia administración: necesitamos definir quién es quién, y qué objetivos debe cumplir. Así que nos espera un año muy complejo, pero lo que vendrá a partir de ahora sentará las bases para que nuestro sistema científico tecnológico pueda absorber y desplegar eficazmente esos incrementos futuros en la inversión en I+D+i.

Esta semana ha sido intensa, pero como es lo habitual ya casi que ni es noticia. El lunes tuvimos el Patronato de FICYT y el Consejo Rector del IDEPA, que serán los principales agentes financiadores de nuestra política de I+D+i, y cuyo presupuesto para convocatorias de investigación e innovación depende directamente de nuestra consejería. En este sistema hay que incluir a la empresa pública GITPA, encargada de asegurar las inversiones que permitan continuar desplegando las telecomunicaciones en nuestra región. No sé si existe algún sistema de Gobernanza así, pero les aseguro que es muy prometedora toda esta reorganización que estamos realizando para que nuestra acción de gobierno integre universidad, ciencia (investigación e innovación) y telecomunicaciones.

El martes por la mañana estuve de visita al concejo de Somiedo, conociendo de primera mano el estado de las telecomunicaciones con su alcalde, Mino, así como su centro de empresas en el que ya está implantada Zapiens. Pola de Somiedo cuenta con toda la proyección potencial para quien quiera teletrabajar a la vez que disfruta del entorno rural. Por ejemplo, durante nuestra visita al núcleo de La Peral se evidenció el potencial de este Concejo en cuanto a por ejemplo actividades de turismo activo: ¿saben que desde un mirador cercano a este núcleo se pueden avistar a la vez osos, lobos… y vacas? El reto sigue siendo llevar una conexión a internet decente no sólo a este concejo de tan difícil orografía, sino a las alas de Asturias y, sobre todo, ponerlas al servicio de la creación de nuevos puestos de trabajo que dinamicen el mundo rural a la vez que sean respetuosos con la naturaleza.

Con el Alcalde de Somiedo y Daniel, de Zapiens. Fíjense en la idea fuerza que está escrita en la pizarra.

Casualmente, esta misma semana Pedro Rey (Jefe de Gabinete de la Consejera de Educación) me comentó la existencia de un documental en el que se describe la estrategia de la Isla de Eigg para luchar contra la despoblación. Básicamente lo que hicieron fue apostar por distribuir la banda ancha a todos los núcleos de población, facilitando servicios públicos como que por ejemplo las clases sean por videoconferencia. Obviamente esta isla no tiene las dificultades orográficas de Asturias, pero repito, nuestra estrategia de llegar con banda ancha a toda la extensión de nuestro Principado tiene que ser clave para que la innovación y el emprendimiento puedan dinamizar el entorno rural. Y vuelvo a insistir, una dinamización que debe ser respetuosa con la naturaleza y nuestro paisaje. En ese sentido el año que viene estaremos en condiciones de desplegar dos pilotos 5G en el mundo rural a través de una estrategia mixta que ya explicaré más adelante. Y no queremos quedarnos ahí, queremos asociarlo con proyectos socioeconómicos en el ámbito rural… a ver qué surge, soy bastante optimista de que Asturias pueda ser ejemplo en este ámbito, y necesitamos este tipo de iniciativas para ir a presentar Asturias por Europa y atraer población e inversión. Por cierto, este es el documental que les decía: https://www.lasexta.com/programas/enviado-especial/mejores-momentos/de-la-espana-vaciada-a-las-highlands-de-escocia-enviado-especial-viaja-al-pais-de-la-repoblacion_201911215dd64d560cf243df819d0b7e.html 

De Somiedo pasé primero por Consejería para realizar unas gestiones, y de ahí me fui a la Laboral en Gijón, para asistir a la jornada de ‘Innovación educativa en la revolución digital’. Organizada por la Consejería de Educación, tuvimos la oportunidad de escuchar a Marc Vidal, a la directora de Educación de COTEC Ainara Zubillaga,  a Daniel Suárez de Zapiens y a Rubén Hidalgo de CAPSA. Para finalizar el acto, tuve la ocasión de dirigir unas palabras a l@s asistentes, donde resalté la increíble oportunidad que tenemos en Asturias de tener todo cerca: empresa, Administración y centros educativos. Animé al profesorado que sea innovador a ser proactivo, y que si detectan que su alumnado pueda favorecerse incorporando tal o cual actividad… que la busquen en Asturias que seguro la tendrán cerca. Y la innovación educativa tiene mucho recorrido por delante.

Dirigiéndome al público asistente a las jornadas de innovación educativa.

Esta semana también hemos conocido el informe educativo internacional PISA. Sin entrar mucho en una competencia que no depende de mi Consejería, pero que tan importante es para la formación de científic@s, si quisiera destacar algún dato correspondiente a nuestra región, y que puede ser consultado aquí: https://www.educastur.es/-/informe-pisa-resultados-asturias-2018

En concreto, destacar que el alumnado asturiano ocupó el tercer puesto en el ranking autonómico de conocimiento en Ciencias (496 puntos vs 483 a nivel nacional) y el octavo en Matemáticas (491 puntos vs 481 a nivel nacional). Esto me hizo acordarme de nuestro equipo del IES Aramo, que ya lleva unos días compitiendo en la Olimpiada Científica Internacional que este año se celebra en Qatar. Allí están compitiendo y aislados de cualquier comunicación por móvil, para que en la olimpiada no haya ningún atisbo de duda sobre los conocimientos y razonamientos que despliegan l@s estudiantes. Sé que está siendo complicado por la dureza de las pruebas, pero también que se están dejando hasta la última molécula de ATP en el intento (aquí sale mi lado biólogo). Os dejo una foto del equipo junto a su tutora, Zaida, el día de la presentación:

Recordad el premio: si ganan los invito a ser consejer@s de ciencia por un día 🙂

El miércoles por la mañana recibimos la visita de José Llorca Ortega, responsable de Innovación de Puertos del Estado. El objetivo: mostrar el potencial de nuestras empresas TIC para optar a los fondos para digitalización que se van a desplegar a lo largo del año. Cuando les digo que en Asturias está cerca, es que TODO está cerca, y ahí se sentó Jóse Llorca, junto a los directores de los puertos de Avilés y Gijón, más una representación del Cluster TIC y del CEEI, del Ayto. de Gijón y el que les habla, el Consejero de Ciencia. Díganme si esto es posible en cualquier otra CCAA. Allí se presentaron proyectos que abarcaron desde la realidad virtual y aumentada, la inspección de buques… toda una muestra de nuestro potencial que espero se plasme en un proyecto para alguno (o los dos) de nuestros puertos.

De ahí nos fuimos al acto denominado “Once de once mil”, un evento que se celebró en el Palacio Conde de Toreno con motivo de la Cumbre del Clima que se está celebrando en Madrid. Desde la Consejería de Ciencia, hemos querido sumarnos a la COP25 a través de un debate público donde pudiéramos proponer soluciones con las que poder poner nuestro granito de arena al cambio climático. A principios del mes de noviembre más de 11.000 científicos de 153 países publicaron una carta abierta, en la que advierten que deben introducirse cambios dramáticos en la sociedad para evitar “un sufrimiento incalculable debido al cambio climático”. Un artículo, publicado en la revista BioScience, que tuvo más de medio millón de lecturas, 51.000 descargas y 10.000 citas en redes sociales. Dentro del programa organizado por la Viceconsejería de Medio Ambiente y Cambio Climático, con su Viceconsejera al frente (Nieves Roqueñí), hemos buscado a l@s científic@s asturian@s o pertenecientes a instituciones de nuestra comunidad que hubieran suscrito dicho artículo… y los pusimos a debatir.

Con l@s participantes en el acto y firmantes del artículo:

Germán Orizaola: Investigador del programa Ramón y Cajal, del área de Zoología, asociado a la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad
María José Bañuelos: Botánica. Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio
Mario Quevedo de Anta: Profesor del área de Ecología de la Universidad de Oviedo
  Jorque Marquínez: Director del Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio
  Patricia Martínez: Investigadora en el  Laboratorio de Investigación en Plaquetas (FINBA-ISPA)
Antonio Torralba: Profesor ayudante doctor Departamento Ciencias de la Educación e investigador de Indurot
Alfredo Fernández Ojanguren García Comas: Profesor Ayudante Doctor. Departamento de Biología de Organismos y Sistemas
  Juan Carlos Illera Cobo: Profesor Contratado Doctor, área de Ecología de la Universidad de Oviedo. Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad
Beatriz Rumeu Ruiz: Investigadora. Programa Juan de la Cierva. Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad
Rolando Rodríguez Muñoz: Investigador. Centro de Ecología y Conservación (CEC) en el campus Penryn de la Universidad de Exeter (Reino Unido)

Durante el acto, que se desarrolló durante hora y media, hubo muchísimas intervenciones tanto de los ponentes como del público, y para que no acabase ahí, nos hemos propuesto que del debate surgiera un documento donde se aportasen qué soluciones contra el cambio climático podrían proponerse desde Asturias. Para ello, propuse al auditorio que, si tuviesen que priorizar una actuación desde su propia actividad o desde el gobierno… ¿por dónde empezarían? Esto es una reflexión que por supuesto va mucho más allá, desde la política se pueden hacer muchas cosas, pero cuando los recursos humanos y financieros son limitados debemos priorizar. Eso sí, siempre se puede hacer esta priorización para lanzar acciones que sirvan de arrastre a otras. Nos hemos dado de plazo hasta el próximo miércoles, a ver qué aportaciones recibimos 🙂

Y ya por la tarde, estuve en la jornada anual de FEDA donde se visibiliza el trabajo de las mujeres empresarias y directivas de Asturias por lograr la igualdad de oportunidades en la carrera profesional. La Presidenta de FEDA, Begoña Fernández-Costales, me brindó la oportunidad de dirigirme a las allí presentes para explicarles el paralelismo que existe entre sus reivindicaciones y el techo de cristal en ciencia, donde el número de mujeres disminuye en los puestos de trabajo a medida que aumenta el grado de responsabilidad (catedráticas, profesoras de investigación, directoras…), tal y como explicaba hace unas semanas a raíz del estudio “Institutional Report Card for Gender Equality” realizado por la “New York Stem Cell Foundation Research Institute” (NYSCF) y la Universidad de Michigan. Realizado en 541 organismos en 38 países diferentes durante 4 años, evidencia cómo la representación de la mujer en las denominadas disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) disminuye desde el 50% de representación entre el colectivo de estudiantes universitarios hasta el 23,4% son catedráticas. Por cierto Raquel Villa, que es la directora de recursos humanos de Transinsa y ponente principal del acto (junto a la Concejala de Hacienda del Ayto. de Gijón), nos hizo un recorrido a lo largo de su trayectoria vital y profesional dándonos una gran lección de cómo aprovechar las oportunidades que te surgen en las encrucijadas y de cómo si trabajas duro no hace falta que persigas tus sueños, ellos te perseguirán a ti. Una curiosidad, en su última diapositiva estaba resumido el contenido catalizador del que será mi último post dentro de unas doscientas y pico semanas, y que es una conferencia que cambió mi modo de ver tanto la vida como mi trabajo hace muchos años.

Y para acabar la semana, dos premios recibidos por nuestra comunidad científica. El primero, el de “Mejor Idea del Año” en los Premios Europeos “Space Oscars” por el proyecto CX-Geodrone, en el que se combinan sensores y drones para diferentes opciones: desde cuantificar masa forestal a la detección de restos arqueológicos, y que recibieron los investigadores María García Fernández, Yuri Álvarez López y Fernando Las Heras, del Área de Teoría de la Señal y Comunicaciones .

El segundo, los premios a las investigadoras asturianas Teresa Valdés Solís y Rosario Fernández premiadas por la Fundación General del CSIC (FGCSIC) en la tercera edición del Programa Cuenta la Ciencia. La primera por su proyecto Club de la Ciencia con extensión para peques (Miniclub de la Ciencia). La segunda por el proyecto “Severo Ochoa y el código genético: descifrando mensajes encriptados”, Ambas persiguen acercar la ciencia a la sociedad y a nuestros peques a través de la divulgación, un deber que deberíamos tener todos los científicos así que, ¡enhorabuena!

Y mañana… a levantarse tempranito rumbo a Bruselas. Ahí estaré hasta el miércoles, con una agenda de lo más completa para ver qué podemos empezar a hacer por alinear nuestra estrategia científica con Europa.

¡Hasta la semana que viene!

Compartir este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email