Diario de un Consejero de Ciencia. Semana 46.

Por Borja Sánchez.

Puedes consultar entradas anteriores de este diario haciendo clic aquí.

Muy buenas, 

Nos adentramos en la última semana antes de entrar en la nueva normalidad, y es el momento de seguir extremando las medidas de precaución. Recuerden las 3M: Manos, Metros, Mascarillas. Es decir higiene de Manos, no tocarse ojos/nariz/boca, distancia interpersonal de 2 Metros (1,5 metros dentro de una semana) y uso de Mascarilla si esto no es posible. Cojan el hábito de llevarla que la nueva normalidad acarreará multas… Por si les interesa, se ha publicado un artículo científico interesantísimo donde se modela justamente el efecto de las mascarillas en disminuir la transmisión del virus. En Asturias estamos de enhorabuena porque el número de casos diagnosticados con síntomas en los últimos 7 días es… ¡cero! Pero ojo que esto puede cambiar en cualquier momento a medida que aumente la movilidad, y si no, ahí están los ejemplos de los nuevos brotes en Pekín o Roma; el nuevo coronavirus sigue al acecho. En este sentido, ya tenemos una primera estimación de las vidas salvadas por el confinamiento: 450.000 en España y 3 millones en toda Europa.  El sacrificio mereció la pena.

Situación epidemiológica de las diferentes CCAA. Hora de corte: 14:00 del 14/6/2020

Esta semana hemos dado un paso cualitativo en la estrategia de ciencia, y voy a centrar en él mi entrada de hoy. Si hace unas semanas comparecía para explicar las  ayudas a la innovación el jueves expuse la programación presupuestaria de las convocatorias de investigación hasta final de legislatura. Las cifras son importantes: 45 millones de euros hasta 2023, sólo en investigación y desarrollo, pero además de la financiación lo más importante es que por primera vez, en Asturias, tenemos una planificación económica plurianual y presupuestaria, y sentará las bases de lo que será la hoja de ruta de la política de investigación y desarrollo tecnológico. Como esta planificación, que cuenta con todos los parabienes administrativos está supeditada a la ley de presupuestos de cada ejercicio, esta no deja de ser una llamada a aquellos partidos políticos que consideren importante la I+D a pactar con nosotros estas cifras, ya no las de este año, pero sí las de 2021 en adelante. En definitiva, lo que hemos hecho es trazar el camino administrativo que consideramos debe consolidar y hacer crecer el ecosistema científico de nuestra región.

Un bloque muy importante reside en la formación de personal, el talento científico tecnológico, así como las ayudas a los grupos de investigación y centros tecnológicos. Destinamos prácticamente 32 millones de euros a estas convocatorias. Mañana saldrán a exposición pública las bases reguladoras del programa In Itineras, que regula la carrera investigadora y habilita las publicación de convocatorias tales como la incorporación de titulados que quieran hacer investigación en la empresa, la formación postdoctoral, los doctorados industriales, la incorporación de doctores a centros de I+D públicos o privados etc. Este tipo de convocatorias serán la base de la carrera investigadora en nuestra región, complementarán los diferentes programas estatales y nosotros les destinaremos casi 7 millones de euros. 3,4 millones de euros adicionales irán destinados a la atracción y retención de talento, nuestro programa Margarita Salas, que será clave en crear nuevas líneas de investigación en nuestra región. Finalmente, los grupos de investigación y centros tecnológicos contarán con programas para el fomento de la I+D por una cuantía de 18 millones de euros.

Otra parte importante en nuestra hoja de ruta es la internacionalización de la I+D, los proyectos en red, proyectos de grupos de investigación concertados con empresas, y el desarrollo de los Open Labs, espacios donde trabajar juntos investigadores y tecnólogos. Para estos programas queremos destinar 13 millones de euros y se encuentran regulados por las bases reguladoras regionales de I+D+i que, justamente el viernes pasado terminaron su período de exposición pública. Lo bueno de todo esto es que para el ejercicio siguiente ya está todo el sistema administrativo montado y es “sólo” cuestión de obtener los diferentes informes favorables de departamentos como Presupuestos o Intervención y convocar. 

Y ahora, la pregunta que mi querido César Ullastres me anima siempre a poner y a la que nunca le hago ni caso… no porque no quiera hacerle caso, sino porque rara vez tengo el tiempo suficiente para extenderme en este punto con la cantidad de cosas que tengo para contar. La pregunta es: “y eso a mí, como ciudadano, ¿para qué me sirve?” Le sirve para muchas cosas, se las enumero:

  1. Esta programación, junto a las convocatorias de innovación gestionadas por IDEPA, y las misiones científicas, la compra pública innovadora, las diferentes transferencias nominativas a centros de I+D, centros tecnológicos, clústers… los pilotos 5G, y los contratos predoctorales que gestionamos directamente desde la consejería, son las bases con las que queremos forjar un sistema de I+D+i fuerte y competitivo, basado en la excelencia y capaz de abrir nuevos caminos para contribuir a la reactivación económica de Asturias. 
  2. Estas convocatorias servirán para impulsar, desde la I+D+i, sectores importantes para Asturias como la agroalimentación, la biomedicina, la biotecnología… pero también las políticas de digitalización y la inteligencia artificial, áreas emergentes donde además de las ingenierías, son fundamentales las humanidades y las ciencias sociales. Queremos, en definitiva, impulsar la generación de conocimiento y su transferencia al tejido productivo en todas las áreas, con la vista puesta en la creación de empleo de calidad y en la transformación de nuestra industria. Como investigar va de descubrir cosas, queremos también que las convocatorias y ayudas generen descubrimientos de líneas de investigación nuevas que contribuyan al futuro de Asturias.
  3. Damos un paso muy importante para llegar a la tan ansiada inversión en I+D+i del 2% del PIB. De hecho, y si obtenemos apoyos presupuestarios de otros grupos políticos, Asturias no recortará en I+D+i como fue la tónica anterior de la mayor parte de gobiernos (por no decir de todos ellos. Y lo que es más importante, demostramos la utilidad de que los científicos nos acerquemos a la política; esto ayudará a mucha gente a cambiar la idea que tienen de ella. Decía Pere Stupinyà hoy, en una entrevista a medios asturianos, que “la política no es objetiva, no es neutra, la política es lo contrario a la ciencia porque tiene que defender una posición y, si es necesario, tergiversar datos para hacerlo”. Los científicos somos una excepción porque la posición que tenemos que defender es justamente la de que la ciencia avance, agilizar los trámites burocráticos, que la financiación aumente… Para eso le sirve a usted que exista una Consejería de Ciencia y que al frente haya un científico. 

Y ahora, ciudadan@, yo le hago una petición. Verá, los científicos somos como somos y necesitamos que usted, desde la sociedad, nos pida cosas y nos plantee retos. Sólo así conseguiremos construir ese fino balance entre la generación de conocimiento científico y su transferencia a la sociedad y al tejido productivo.  

¿Cuáles son nuestras próximas paradas? Lanzar la Comisión Delegada para la Reconstrucción y Asuntos Económicos junto y avanzar hacia una ley de ciencia que nos permita racionalizar los recursos en I+D+i que tiene la administración del Principado. Con esto daremos el último gran paso no solo para cumplir lo que, hace un año, llevábamos en nuestro programa electoral, sino muchas más cosas en términos de colocar a la ciencia en plena agenda política. Creo que lo estamos consiguiendo y es para estar orgullosos.

Para ir finalizando, aqui les dejo un trabajo realizado por la empresa de estudios genéticos 23andMe que, analizando sus cientos de miles de registros para encontrar factores genéticos responsables de una mayor susceptibilidad al coronavirus, han encontrado que el grupo sanguíneo determina que las personas con grupo 0 estén más protegidas que el resto. Esta semana también se ha publicado un trabajo de un grupo de investigación de la Escuela de Medicina de Harvard, que apuntan a que el nuevo coronavirus podría estar circulando en China antes del mes de octubre de 2019. Esto lo han realizado analizando imágenes de satélite comerciales, junto a patrones de búsqueda de términos por internet de los síntomas típicos del coronavirus. Una evidencia más de que China no fue muy transparente que digamos en informar acerca del alcance de la actual pandemia en sus estadios más iniciales. Y ya el último, parece ser que la hidroxicloroquina ni aumenta ni disminuye la severidad de la COVID19. Esperemos que esta sea la última vuelta de tuerca en esta especie de emisión por capítulos.

Para finalizar de verdad, aquí les dejo la actualización de los datos globales de la pandemia a día de hoy,  así como su comparación con otras pandemias y las referencias de rigor:

EnfermedadVirusCasosFallecimientosPeríodo
SARS (1)SARS-CoV8.0987742002-2004
MERS (2)MERS-CoV2.3458172012-2019
COVID-19 (3)SARS-CoV-27.838.833431.2252019-
Pandemia de 1918 (4)Influenzavirus A H1N1*500.000.00050.000.0001918-1920

Fuentes (14/06/2020; 20:00)

  1. https://www.cdc.gov/sars/about/fs-SARS-sp.pdf 
  2. http://www9.who.int/csr/don/26-february-2019-mers-saudi-arabia/es/
  3. Johns Hopkins University: https://bit.ly/3b8hp29 
  4. https://www.cdc.gov/flu/pandemic-resources/1918-pandemic-h1n1.html 

Así está evolucionando el número de casos positivos acumulados en algunos países de América Latina; Perú probablemente nos adelante en número de casos a mediados de semana:

¡Hasta la semana que viene!

Compartir este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email