Diario de un Consejero de Ciencia. Semana 52.

Por Borja Sánchez.

Puedes consultar entradas anteriores de este diario haciendo clic aquí.

Buenas noches, 

Hacemos un año en la consejería de ciencia. Un año que empezó con un primer mes que fue casi eterno, solo en consejería porque el poco personal que había -y que ya había solicitado otro destino- cogía sus vacaciones. Personal que, como María, me dieron una bienvenida digna de un consejero. Es hora de darle las gracias a ella y a las Directoras Generales salientes, Cristina y Ana, por todas las explicaciones de las cosas que estaban en curso.

Un primer mes en el que el shock de verse expuesto ante la opinión pública al frente de una consejería con una estructura muy modesta fue eso, un shock. La gente habla, opina sin conocerte, sin preguntarse cuál es tu bagaje profesional, qué te ha hecho decidirte por afrontar este reto de ser consejero etc. También te das cuenta de que no merece la pena perder ni 5 minutos con gente que nunca va a aportar: no les interesa. A lo largo de ese primer més empezó a formarse el equipo, primero la Secretaria General Técnica, la Jefa de Comunicación, la Jefa de Gabinete, los Directores Generales, y ahí empezó a acelerarse el tiempo. Primero la comparecencia inicial, después la negociación de presupuestos, después comenzar a ejecutar los presupuestos, después el estado de alarma. Ha sido un año de aprendizaje -aunque a alguna persona esto de aprender le parezca triste- y, a pesar de que no se esperaba ningún resultado a corto plazo, creo que sí que hemos hecho avances muy significativos en términos de planificación de la I+D+I regional. Mejor que escribírselo, se lo cuento en este vídeo:

Como ven hemos hecho muchas cosas ya. Y las seguimos haciendo, por ejemplo recepcionar y estudiar proyectos para, por fin, llevar a cabo una convocatoria de Compra Pública Innovadora en el Principado de Asturias. Y seguiremos haciendo muchas cosas más en el futuro.

Esta semana he estado de vacaciones, tal y como seguramente hayan leído en el BOPA (estoy siendo sarcástico), y hemos optado por quedarnos en Asturias, alojándonos en Torazu y en Mestas de Con. Hemos estado en La Franca, en La Isla, en La Griega, en la ruta del “camín encantáu”; han sido unas vacaciones diferentes. Casi toda la gente con la que nos hemos cruzado cumplía escrupulosamente la norma de llevar mascarilla; algunas de las personas que no lo cumplían recibían la bronca de un niño de 3 años y medio en forma de “oyeeeee hay que “ponese” la mascariiiiiiillaaaaaaa”. Qué cosas, hace un año el peque sólo decía frases cortas y ahora se inventa historias sobre trasgos o sobre patatitas que, si las comes, te transforman en super héroes. No sé a quién me recuerda con esa imaginación…

Justo antes de quedarme de vacaciones empleé la mitad del viernes y todo el sábado a participar en una reunión de 25 personas, cada una de diferentes ámbitos profesionales, con un único objetivo: quitarnos nuestras gorras corporativas, nuestro sesgo político, y pensar en qué líneas o ejes son prioritarios para la transformación económica de Asturias. Lo interesante de esta reunión es que un grupo paritario de 25 personas desconocidas se pusieron de acuerdo en 23 medidas agrupadas en 4 ejes:

Eje 1: Innovación y Actividades económicas generadores de valor. 
Eje 2: Educación.
Eje 3: Sociedad saludable y cohesionada.
Eje 4: Entorno facilitador.

La idea ahora es volver a reunirse y, para cada una de las medidas, formar nuevos grupos que ayuden a aterrizar esas 23 medidas en proyectos, en líneas de actuación, en planes… en algo que ayuden a materializarlas. Ahí está la dificultad, pero también el reto y el desafío. Eramos 25 personas que obviamente no representábamos a toda la variedad de la sociedad, pero sí que éramos, somos, una muestra representativa de la misma. Lo ideal es que para cada una de las 23 medidas se creen nuevos grupos de como mucho 25 personas, con más expertos de cada ámbito, pero respetando la visión plural que nosotros le hemos dado a estas conclusiones. Si se recorren las redes ya verán que hay mucha gente diciendo “ahí falta tal o cual representante… es una pena, se abandona a tal o cual grupo”. Ni mucho menos es esa la intención, pero ya saben que gente dispuesta a quejarse y a no aportar tenemos a miles. No se merecen ni un tuit de respuesta.

Vuelvo a mis inicios en Consejería y voy a comentar lo que escribía hace ahora casi un año, en mi primer diario. Decía que la función que pretendía cumplir es describir cómo es la experiencia de crear una Consejería de Ciencia desde cero, después de haber constatado durante el trabajo de campo de la precampaña y campaña electoral que el sistema científico asturiano estaba disperso, sin un sistema de gobernanza claro. Por eso, una de las 400 medidas con las que ganamos las elecciones, la número 61, decía:

“Apostaremos por un nuevo modelo de Gobernanza para apoyar la investigación y la innovación que liderará la Consejería de Ciencia” 

Esta medida y otras 399 las han votado exactamente 185.422 personas, más del doble de las que votaron al segundo partido. Pues bien, eso hemos intentando hacer durante este año, no sin resistencias, pero créanme que eso vamos a hacer. Los impuestos con los que la sociedad asturiana sufraga nuestras políticas merecen un sistema eficaz de ciencia. Y eso haremos, lo que hace unos meses parecían decisiones dolorosas, ahora son urgentes. 

Decía también que llegaba a la consejería “ajeno a la gestión y muy cercano a la ciencia y al emprendimiento”. La gestión ya no me es tan ajena, en parte porque las personas encargadas de darme cobertura jurídica, quienes me han ido explicando paso a paso el procedimiento admistrativo, son de lo mejor que hay en el Principado de Asturias. Y no hablo sólo de la consejería de la que soy titular, hubo una persona de otra consejería que invirtió unas 3 horas en explicarnos los intríngulis del proceso administrativo para que fuéramos mejor preparados a la negociación presupuestaria. Mención aparte merece la figura del Vicepresidente, Juan, quien no es que se conozca al dedillo la administración… es que conoce los dedillos de muchas administraciones y siempre está disponible para cualquier consulta.  Y así es fácil aprender. Obviamente ya no soy el de hace un año, recuerdo la siguiente foto que hacía la primera vez que salía a tomar un café:

Nada más lejos de la realidad, para cualquier política, cualquier cambio, cualquier transformación, lo primero que tienen que cambiar son las personas. Y la educación es la clave; es nuestra herramienta para el cambio.

En otra parte de mi primer diario comentaba que me había felicitado mucha gente, y que también había mucha que me había dado el pésame… qué ilusos pardiez 😀 Esta está siendo una de las etapas más apasionantes de mi vida, tanto personal como profesionalmente, y creo que desde esta consejería tan pequeñita que es Ciencia estamos contribuyendo a cambiar ese especie de nubarrón negro que sobrevolaba Asturias. No me arrepiento para nada de haber hecho un paréntesis en mi carrera científica . Por cierto que ni tan paréntesis, ahora puedo contarles que, justo el lunes anterior a mi primera intervención parlamentaria, promocionaba a investigador científico del CSIC, haciendo un viaje de ida y vuelta a Madrid en coche. El CSIC tiene 3 categorías de científic@s, científico titular (equivalente a profesor titular de Universidad), investigador científico y profesor de investigación (equivalente a catedrático). Ahí estamos, en el punto medio, dentro de dos años que es el tiempo que tiene que pasar para consolidar el nivel, me presento a la siguiente.

Acuñaba también el término de “aporrizar” para describir mi llegada a consejería. Aporrizar es aterrizar bruscamente para maximizar la adherencia, por ejemplo cuando el firme está mojado. Posteriormente el Ministro Pedro Duque me revelaría que esto depende del tipo de frenado que lleve montado la aeronave, el “páxaru” como me gusta llamar a los aviones. Por si les resulta de interés, aquí les dejo una serie de aporrizajes en Funchal en el que, con viento, es uno de los lugares para aterrizar más “entretenidos” del mundo. Aterrizar en Asturias suele ser bastante entretenido también jeje:

Crear la consejería de cero implicaba rodearse de gente en la que puediera tener plena confianza. Mi consejo de dirección, el grupo del que formo parte como Consejero es un auténtico lujo, todos hemos aprendido de todos, lo seguimos haciendo, y puedo asegurarles que estamos más preparados que nunca ante el reto que representa este nuevo año. Hemos aprendido la importancia del proceso administrativo, de la comunicación y la difusión, de la anticipación política. Los jurídicos han aprendido las peculiaridades de la ciencia, y han visto el valor de tener un sistema científico tecnológico sólido. Hemos hecho la comparación de Asturias con las comunidades españolas punteras en ciencia. Podemos caminar hacia ser una de ellas pero es un camino que acabamos de emprender. Hago extensivo esta apreciación al resto de Consejer@s y a los Directores/as Generales con los que hemos tenido más relación: Industria, Estrategia Digital, Asuntos Europeos, Medio Natural, Infraestructuras, a la Viceconsejera de Cambio Climático… Estoy orgulloso de ser parte de ese equipo.

Como el equipo que somos, nos hemos habituado a la vida parlamentaria, a estar constantemente bajo supervisión, a ser transparentes, eficaces, cercanos. Como consejero, he conocido al resto de diputad@s; aparte de a l@s mí@s, hay dos personas de otros partidos de las que aprecio su trabajo. Me resulta muy reconfortante saber que voy a discutir (en el sentido dialéctico) con ellas porque noto que salen cosas útiles dentro de las diferencias. Y es el momento de acordarse de Ana Coto, quien fue leal a los pactos acordados y se abstuvo en los presupuestos contra la orden recibida de su partido: pacta sunt servanda.

Hace un año me ponía al día con las cosas y expedientes que estaban en marcha, y encadené días seguidos con dolores de cabeza. Ahora me parece nada en comparación a todos los expedientes que tenemos en marcha. Se acostumbra uno rápido. Durante este nuestro primer año, hemos intentando resolver todos los expedientes problemáticos que habíamos heredado. Los hemos solventado todos, todos menos uno que estaba literalmente abocado al fracaso desde su propia planificación hace 3 años. Esto no puede volver a pasar.

¿A dónde nos toca mirar el siguiente año? Nos toca mirar al frente, los presupuestos están ahí, la Ley de Ciencia está ahí, las resistencias están ahí. Hace un año estaba totalmente solo, ahora ya no. Vuelvo a decir, no se me olvida que he venido aquí a gobernar, con un mandato claro entre los que está la medida 61, le pese a quien le pese. He prometido llevar a cabo ese mandato sobre la Constitución Española y sobre el Estatuto de Autonomía del Principado de Asturias. En los próximos meses nuestra intención es seguir creciendo en recursos humanos para contar con el mejor equipo posible cara a unos años en los que la ciencia y la innovación se anticipan cruciales, atacar las estrategias e intentar imprimir regularidad a nuestras convocatorias.

Acabo con la actualización de las cifras de la pandemia, parece ser que podríamos estar entrando ya en la segunda oleada. Sigan extremando la precaución por favor, mascarilla, distancia interpersonal e higiene de manos… no nos cansaremos de seguir repitiéndolo:

EnfermedadVirusCasosFallecimientosPeríodo
SARS (1)SARS-CoV8.0987742002-2004
MERS (2)MERS-CoV2.3458172012-2019
COVID-19 (3)SARS-CoV-216.133.849646.8372019-
Pandemia de 1918 (4)Influenzavirus A H1N1*500.000.00050.000.0001918-1920

Fuentes (26/07/2020; 11:40)

  1. https://www.cdc.gov/sars/about/fs-SARS-sp.pdf 
  2. http://www9.who.int/csr/don/26-february-2019-mers-saudi-arabia/es/
  3. Johns Hopkins University: https://bit.ly/3b8hp29 
  4. https://www.cdc.gov/flu/pandemic-resources/1918-pandemic-h1n1.html 

Déjenme acabar este diario con mi frase favorita, con la que llegué a Consejería: “Elabora bien tu estrategia y hazlo con un fuerte compromiso, ya que el compromiso asegura el éxito”

La COVID19 ha venido a adelantar dicha estrategia tres años. Seguramente dentro de un año, cuando esté escribiendo el diario número 104, hablaré mucho de esto y de la medida 61.

Buenas noches.

Compartir este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email