Diario de un Consejero de Ciencia. Semana 57.

Por Borja Sánchez.

Puedes consultar entradas anteriores de este diario haciendo clic aquí.

Buenas noches,

Una de las características del gobierno del que formo parte es la anticipación. Hacemos nuestro trabajo anticipándonos a escenarios variables al puro ejemplo del mundo VICA (VUCA en inglés): si hay alguna certeza sobre el futuro a corto, medio y largo plazo es la incertidumbre. Pero justamente ese manejo de la incertidumbre es lo que nos permitirá llegar con diferentes estrategias para adaptarnos a lo que sea que vaya a pasar en cuanto la pandemia remita. Porque remitirá, y una vez que lo haga y como dice uno de mis compis de Consejo hay que salir fortalecidos y quedarse con lo mejor.  Por tanto, si queremos anticiparnos y tener preparadas las respuestas para que eso no pase hay que trabajar duro, redactar, comparar, escribir, consensuar… 

Ese trabajo, el día a día de una consejería, mezcla la microgestión diaria con la proyección a final de legislatura de lo que se quiere hacer y requiere equipos muy complementarios y espacios de confianza relativamente amplios, no solo dentro de la consejería sino fuera de ella. En una situación normal esto lo hubiéramos logrado en 3-4 años porque aunque lo parezca en la teoría, la práctica y la experiencia dicen que no es fácil ir conociéndose  y confiar los unos en los otros. Pero la COVID ha venido a acelerar todo esto y me ha permitido identificar una serie de direcciones generales (incluida una viceconsejería) que, lejos de “conformarse” con la gestión que tienen que hacer de acuerdo a la responsabilidad y funciones de sus puestos, han ido más allá durante todos estos meses, sacrificando muchas horas con tal de aportar un granito de arena a la lucha contra este virus que ha venido a poner patas arriba  muchos de los planes con los que veníamos a gobernar. Patas arriba… o a acelerar, casi que prefiero verlo así.

Con este ánimo de anticiparse, y aunque compruebo que no ha trascendido a los medios, hemos  llevado al Consejo de Gobierno el Proyecto de Decreto por el que se crea y regula la Comisión Interdepartamental de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación.  Realmente no nos inventamos nada, ya que esta Comisión aparecía en el Plan Normativo del ejercicio con el fin de dar cumplimiento al vigente Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2018-2022. En su objetivo estratégico 4 “Fomentar la innovación en el sistema público asturiano”, este plan formula un modelo de gobernanza transversal para el fomento de la I+D+i en la región a través de un órgano colegiado único que centralice y canalice las actuaciones individuales de las diversas consejerías en el Principado de Asturias y mejore la comunicación y la transferencia de conocimiento entre las mismas y con otros organismos, sobre todo (pero no únicamente) del sector público. Dicho órgano es la Comisión Interdepartamental de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación, configurada como órgano interno de planificación y decisión estratégica de la política de I+D+i del Gobierno del Principado de Asturias.

Lo que vamos a darle nosotros es un plus a esta Comisión, ya que será clave para el futuro estratégico de nuestra región porque ahí se integrarán aquellas direcciones generales que mejor han entendido el mensaje de Europa cuando afirma que, en sus recomendaciones específicas por País que  es necesario “Centrar la política económica de inversión en el fomento de la innovación” y “Mejorar la eficacia de las políticas de apoyo a la investigación y la innovación” https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32019H0905(09)&from=EN Es necesario mejorar en este aspecto y la Comisión Interdepartamental ayudará en el modelo de gobernanza. Además, y en un  momento como el actual, es muy importante contar con este tipo de órganos que sirvan de apoyo al Gobierno para afrontar situaciones de emergencia, como la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19. Ojalá hubiéramos tenido esta comisión conformada antes de la crisis. No podemos olvidarnos que la ciencia ha sido declarada como uno de los pilares estratégicos para la reconstrucción económica, por lo que la investigación científica y técnica, el desarrollo tecnológico y la innovación se presentan como los factores indispensables del crecimiento de la región. Por todo ello resulta clave la creación de la citada Comisión Interdepartamental,  dado que su puesta en funcionamiento permitirá optimizar la coordinación y ejecución de las actividades en materia de I+D+i en la región, así como elaborar propuestas estratégicas y proponer medidas para el fomento de la I+D+i.

Cuando se habla de anticipación, lo que hay que tener en cuenta es todo el trabajo que se está realizando ya por darle forma a esa estrategia que debe tener Asturias y que debe ser consensuada, aguas arriba, no sólo ya por la denominada triple hélice (Empresas, Investigación y Administración pública), sino por la cuádruple hélice (terminología del Joint Research Center) que incluye también a la sociedad civil y el mercado a través de usuarios de innovación, grupos que representan el lado de la demanda, consumidores, encuestas participativas, organizaciones sin ánimo de lucro que representen a ciudadanos y trabajadores, etc

Es de veras una lástima que todo este trabajo de anticipación no lo pueda ir escribiendo semana a semana, más que nada porque requiere reposo, requiere calma y requiere concentración, no es un trabajo de inmediatez como quiere el acelerado mundo en el que vivimos, pero es muy reconfortante escribir los frutos. Así que hablemos de ellos, de los frutos del trabajo de anticipación que realizamos entre el 14 de marzo y finales de abril. Recordemos: estado de alarma, confinamiento de la población y una pandemia que nos pilló a todos con el pié cambiado. En este escenario, un grupo de empresas, de centros tecnológicos y grupos de investigación, se lanzan a intentar producir respiradores invasivos y visibilizan como tener equipos de innovación en una empresa dan ese punto de flexibilidad. Los respiradores, los EPIs, se acaban produciendo y ahora ese consorcio logra fondos europeos para poner en marcha una “línea durmiente” de fabricación de dispositivos sanitarios contra la COVID-19 o cualquier otra pandemia. En concreto la empresa NormaGrup Technology,  el centro de I+D+i de ArcelorMittal y el centro tecnológico Idonial CT, han logrado dicha financiación como parte de un consorcio internacional formado por 17 socios de siete países. Este proyecto preparará líneas de producción durmientes, verdaderas fábricas, que fabricarán respiradores invasivos y no invasivos por impresión 3D, mascarillas y otros equipos de protección individual y que podrán activarse en 48 horas ante una crisis sanitaria. Mensaje: en Asturias tenemos gente muy buena que sabe competir, que sabe escribir, que sabe seguir las diferentes convocatorias y fondos europeos y que, convenientemente organizados, podrían crear una especie de portal de proyectos europeos para asesorar a cualquier empresa o grupo de investigación que no supiera como participar. 

Por otro lado, en abril el Clúster TIC se ponía al servicio de la Consejería de Ciencia para aportar su expertise en todo lo que pudiera ayudar. Después de ir madurando la idea, de descartar apps, de valorar oportunidades, decidieron ir hacia la creación de un dispositivo que monitorizase la cercanía de personas en lugares cerrados. En primer lugar pensamos en residencias geriátricas o en edificios como donde trabajo yo, en el que pasamos de 1000 funcionarios, pero el desarrollo de los acontecimientos hizo que virasen la propuesta hacia lugares concurridos como ferias o como un restaurante. La idea es sencilla, usar un dispositivo tecnológico que no precise de teléfono móvil, y enlazar los datos de cercanía con otras personas (recogidos de forma anónima) con los de registro si es necesaria una actuación de salud pública. 

Este dispositivo ha sido desarrollado por las empresas Red Táctica y ADN Mobile, pertenecientes al Cluster TIC Asturias, instaladas ambas en el edificio Gijón Impulsa y yo mismo participé el viernes en un nuevo piloto que se está desarrollando con los trabajadores y visitantes. Como visitante, llevé el dispositivo durante el recorrido y una vez dentro recibí información sobre los primeros resultados. Resumo: de la prueba que se realizó en uno de los eventos de la feria de muestras, se marcó a una persona aleatoriamente como positivo. Pues bien, al trazar sus contactos y segmentar por tiempo de contacto aquellos otros dispositivos que habían estado a menos de 3 metros durante un tiempo relevante epidemiológicamente (de esto se encarga el grupo del Dr. Rubén Martín), sólo 8 personas de un total de 2500 estaban en un riesgo muy claro de haber contraído la enfermedad por el tiempo de exposición. Mientras que el resto de contactos (unos 200) eran, en su mayoría, gente con la que se había cruzado. La utilidad de este dispositivo, que por cierto se llama Cercadti, es muy clara, complementaria a la aplicación Radar Covid ya que en primer lugar evita el uso del móvil y se dirige a lugares donde hay que hacer un registro. Como digo la aplicación es muy clara porque, en eventos con miles de personas, los contactos estrechos de un positivo son localizados de manera inmediata. Esta información puede ser transmitida a los equipos de vigilancia de salud pública que procederían a contactar con ellos, y no a la inversa; sabrán como yo que en los últimos rebrotes asociados a lugares con gran afluencia se confía en que la gente llame, con las ineficacias que esto genera, comenzando por gente que no querrá llamar por miedo a la estigmatización, y por gente que se aproveche de la circunstancia para que le hagan una PCR. España es así.

Por último, la semana pasada también participé en un coloquio dentro de la jornada “Enfoques sobre el sector industrial en Asturias”, organizado por el Catedrático de la Universidad de Oviedo Mario Díaz, y donde tuvimos ocasión de debatir sobre todas esas reformas que  ahora, en plena crisis, tendría  más sentido que nunca hacerlas sobre todo para que no nos pase como en la de 2008. ¿Habrá suficiente consenso político como para abordarlas?

Bueno, son las pequeñas aportaciones que podemos hacer (y contar) desde ciencia, y como supongo que la gente que me va conociendo a través de las líneas sospechan, no se van a quedar aquí. Mientras tanto, repasemos cómo va la pandemia a nivel mundial. Los datos asustan así que, por favor, por favor, no es difícil recordarlo, guarden las medidas de seguridad hasta que haya una vacuna y uno (o varios) tratamientos disponibles. No importa cómo lo hagan, si con la regla de las 3Ms o con la canción de la mascarilla, pero por favor, no bajen la guardia. Acabo con el repaso a la situación:

EnfermedadVirusCasosFallecimientosPeríodo
SARS (1)SARS-CoV8.0987742002-2004
MERS (2)MERS-CoV2.3458172012-2019
COVID-19 (3)SARS-CoV-225.042.382843.2862019-
Pandemia de 1918 (4)Influenzavirus A H1N1*500.000.00050.000.0001918-1920

Fuentes (30/08/2020; 20:25)

  1. https://www.cdc.gov/sars/about/fs-SARS-sp.pdf 
  2. http://www9.who.int/csr/don/26-february-2019-mers-saudi-arabia/es/
  3. Johns Hopkins University: https://bit.ly/3b8hp29 
  4. https://www.cdc.gov/flu/pandemic-resources/1918-pandemic-h1n1.html 

¡Hasta la semana que viene!

Compartir este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email