Informe del Consejo Consultivo sobre el artículo publicado por Alberto Morán sobre la ola revisionista a artículos científicos.

En esta ocasión os acercamos las reflexiones que han realizado desde el Consejo Consultivo de la Asociación Española para el Avance de la Ciencia (AEAC) Emilio Muñoz, Vicente Larraga, Jesús Avila y Armando Menéndez Viso sobre los artículos retirados al Dr. Carlos López Otín y la persecución mediática que ha sufrido. Este controvertido caso genera muchas preguntas, ¿Invalidan los resultados obtenidos las manipulaciones realizadas en algunas imágenes? ¿Se deberían retirar de igual modo todos los artículos publicados que se basen en los resultados obtenidos en estos trabajos? ¿Justifican estas manipulaciones la persecución que ha sufrido el investigador? ¿Qué papel juegan las revistas científicas en la ciencia actual? Sobre estas y otras cuestiones reflexiona nuestro Consejo Consultivo.

Informe del Consejo Consultivo sobre el artículo publicado por Alberto Morán sobre la ola revisionista a artículos científicos.

El texto de Alberto Morán publicado en la página web de la Asociación plantea una serie de cuestiones generales que trascienden el hecho que analiza y merecen un comentario por parte del Consejo Consultivo de la AEAC. Este Consejo debe emitir su opinión sobre cuestiones que son importantes para la ciencia, más allá del caso concreto al que se refiere la carta del Dr. Morán, por relevante que este sea. El hecho puesto de manifiesto es la existencia de errores o manipulaciones de figuras en algunos trabajos del Prof. López Otín. Estos errores suponen, al menos, una dejación por parte de quienes realizan y dirigen  la investigación  en la comprobación de los datos de una publicación. Este hecho socava en principio los fundamentos de la ciencia experimental, en la que los datos son la base de cualquier conclusión. No obstante, este error o falta no incidía directamente en las conclusiones de los respectivos trabajos. Por lo tanto, la decisión de retirar los trabajos por parte de las revistas tampoco parece haber seguido los patrones a que debería haberse ajustado la evaluación crítica de los mismos: no parece haberse llevado a cabo por el método clásico de comprobación de un trabajo, la evaluación por pares, ya que los trabajos retirados contienen secuelas de seguimiento positivas, han sido citados por otros investigadores y muchos de los datos tienen vigencia y no han sido cuestionados. Es decir, las decisiones de las revistas parecen sustentarse en denuncias que no cuestionan la aplicación del método científico sino por algún método de comprobación de imagen sin la garantía de revisión por un experto sobre la realidad de los datos de los trabajos, de su realidad y su pertinencia.

El texto que ha elaborado el autor del trabajo que se ha publicado en la web de la AEAC ha sido revisado por tres integrantes del Consejo Consultivo de la AEAC y otro socio promotor de la misma. A su juicio  afronta el proceso al que está siendo sometido el doctor Carlos López Otín de acuerdo con estas normas y es por lo tanto es un texto digno de ser difundido, ya que cumple con el ethos de Robert K. Merton y sus normas: responde al concepto de comunismo en cuanto apuesta  por un bien común, por un conocimiento que hay que compartir no solo con la comunidad científica sino con la sociedad interesada por el quehacer científico; cumple con el universalismo en tanto que posee el conocimiento para contribuir al asunto del que trata; posee el desinterés puesto que, a pesar de su relación con el Dr. López Otín, el tratamiento del problema que se hace en el texto se ajusta a los parámetros del método científico y su difusión puede ayudar a lo que podemos definir como objetivo básico en estos momentos de crisis de la actividad científica, que es “proteger a los científicos de los propios científicos y de algunas prácticas de dudosa integridad de algunas de  sus instituciones como son las revistas científicas”. También utiliza y acepta el escepticismo ordenado, ya que se ha sometido a control por parte del Consejo Consultivo de la AEAC.

Como consecuencia de la detección de los errores o manipulación de los datos en esos trabajos, se han producido generalizaciones acientíficas sobre los trabajos del Prof. López Otín, cuya obra es mucho más amplia, además de una descalificación personal acompañada de un linchamiento mediático falto de un análisis mínimamente ponderado. Esto supone un ataque a las bases de la actividad científica, que requiere un análisis objetivo de cualquier hecho, y pone en una situación muy peligrosa la producción científica. Tenemos que expresar nuestra preocupación por el lugar de la ciencia en una sociedad que está gestionando la producción del conocimiento científico con prácticas más cercanas al neoliberalismo económico que a la objetividad tradicional de la ciencia. La irrupción del economicismo y la mercadotecnia (marketing) en la difusión de los datos científicos han producido una concentración de la capacidad de decisión sobre la publicación de los resultados de investigación en las manos de pocas personas (los editores de las revistas) cuyo poder es muy superior a sus conocimientos científicos y que pueden influir en el desarrollo de unas determinadas líneas de trabajo y la ocultación de otras, independientemente de su calidad y relevancia científica. A esto hay que añadir que, con el auge de las redes sociales, la valoración académica y rigurosa se ha empezado a sustituir por comentarios anónimos o de personas que no son expertas en el campo de investigación que juzgan y que ignoran cuáles son los aspectos importantes y cuáles los accesorios en un trabajo científico.

Como investigadores no debemos callar ante prácticas claramente acosadoras, y más cuando se alientan en nombre de la ciencia. Declarar que algo se hace por el bien, se supone que por la pureza de la ciencia, no basta para justificar estos comportamientos. Esas son tácticas totalitarias o absolutistas, que atacan justamente aquello que dicen defender.

A modo de resumen, los autores de los informes queremos contestar a alguna de las preguntas que pueden surgir, y nos han planteado, al leer ambos textos.

¿Invalidan los resultados obtenidos las manipulaciones realizadas en algunas imágenes?

Los resultados obtenidos son válidos. No hay manipulación de imágenes sino repetición de controles, que no alteran las conclusiones. En nuestra opinión, los resultados, por ser válidos, deben ser re-publicados utilizando los controles adecuados.

¿Se deberían retirar de igual modo todos los artículos publicados que se basen en los resultados obtenidos en estos trabajos?

Los resultados de todas esas publicaciones son también válidos.

¿Justifican estas manipulaciones la persecución que ha sufrido el investigador?

La persecución al investigador parece ser más personal que científica.

¿Qué papel juegan las revistas científicas en la ciencia actual?

Es obviamente un papel muy importante, sobre todo las de mayor índice de impacto, que, por otra parte, son un buen negocio. Esto les ha de llevar a tener que ser muy cuidadosas en los procesos de retirada de trabajos por acusaciones externas ya que un proceso de retractación debe ser un juicio con intervención ajustada a derecho de las partes implicadas

Compartir este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email