Mirando el Futuro del Trabajo a través del juego de FuturoScopio

Os presentamos el resultado de la actividad realizada entre el grupo de trabajo de la AEAC – Asociación Española para el Avance de la Ciencia, sobre el Futuro del Trabajo – FuturoScopio y FORSCIS – red de científicos e innovadores extranjeros en España, el día 26 de junio de 2019 bajo el título de Rompehielos veraniego entre la Ciencia y la Innovación. Nuestro agradecimiento a todos los participantes del encuentro y, en especial, a Salomé Balderrama, Fernando Santiago y Renata Kubus por su aportación sustancial al concepto y organización del taller-juego. Redacción del texto: Renata Kubus.

Durante el juego se elegían al azar tres cartas de tipo: emoción, acción y concepto. En el paso siguiente cada uno de los participantes construía su frase alrededor de cuatro tendencias clave para la definición del Futuro del Trabajo. Preparados, listos, ya…

Consideramos que hay que tomar medidas para que las ideas tiernas se transmitan por la red. De esta manera debe evolucionar el talento colectivo. Medimos las opiniones por el valor de su ternura. El arte del juego en común presentamos como gratitud al mundo.

DEMOGRAFÍA

Negamos que el aumento demográfico sea bello. La idea nos produce melancolía.

De igual manera, hemos de tener presente el temor que supondría vivir en una sociedad envejecida y con jóvenes educados pero desempleados. Esperamos que la hostilidad demográfica tenderá a desaparecer cuando los jóvenes sientan la verdadera libertad y sean capaces de echarse al vuelo de sus vidas sin amenazas innecesarias.

El problema de la democracia actual es la soledad del que baila a su propia música. Un posible efecto de digitalización a escala mundial es que la soledad física y/o analógica reduzca la capacidad de valorar al contacto directo entre personas y el efecto que este tendría en las relaciones sociales que modulan la demografía.

El alivio a esta tendencia y a las presiones derivadas de la precariedad es basar las decisiones en el cariño y la ampliación del círculo de compromiso hacia las personas por encima de su origen. Unamos las generaciones para vencer su resignación frente a las dinámicas económicas y sociales actuales.

Además, sería intrigante dar un vuelco de género a las empresas, tradicionalmente masculinas, volverlas femeninas y al revés.

CAMBIO CLIMÁTICO

Negar el cambio climático es como preferir la nostalgia a la verdad. El cambio climático va a significar que los que naufraguen después de la subida del mar, tendrán que enfrentarse al odio porque estamos en peligro de un destino lleno de guerras. Sin cambio y giro sustancial en la política medioambiental solo habrá decepción en el futuro, reinarán locura y destrucción.

Las dudas sobre dónde y cómo la gente puede contribuir a la sociedad fuerzan a los gobiernos a declarar: qué se necesita, cómo y dónde para aliviarnos evitando el apocalipsis. También en el pensamiento empresarial hace falta un giro de la razón conservadora hacia la alegría responsable con el planeta.

Porque el verdadero deseo de la humanidad es cuidar nuestro planeta, éste será real cuando el sentimiento colectivo de la gente sea más fuerte que el poder político y económico que piensa y actúa de manera desconsiderada.

Ocuparnos del medioambiente con el arte es una gratitud hacia el entorno y nosotros mismos al final. Unamos los esfuerzos para dejar de resignarnos a que la explotación de los recursos naturales y otras personas sea la base de nuestra economía y sociedad. Estiremos nuestro amor más allá de nosotros mismos y pensemos en las generaciones venideras y el maravilloso planeta que heredarán. ¡Qué idea! Es posible medir la ternura de un mundo limpio y sano.

TECNOLOGÍA

El éxito en la asimilación de la tecnología en el futuro del trabajo puede consistir, al menos en parte en no asumir el tentador pesimismo existencial que nos impide emocionarnos con el progreso. Tenemos que buscar alegría en la adopción de todo lo nuevo.

El cambio de paradigma en la economía digital ha de contribuir a unir y mejorar la calidad de vida y no condenarnos a la resignación. La tecnología a lo largo de la historia nos ha permitido liberarnos de tareas que incordian y decepcionan, al no desarrollar nuestra esencia como seres humanos.

Por otro lado, puede ser bello un mundo dependiente de los robots, pero no negamos que nos produciría melancolía. La tecnología de la inteligencia artificial tiene que ser limitada dentro de los confines de nuestra fe y tablones éticos para poder tomar decisiones de vida y muerte.

Igualmente, tenemos que fomentar el abandono de la creencia en las diferencias de género para el uso de la tecnología, superar el credo de que la tecnología es masculina.

La tecnología es la herramienta que permite y permitirá al ser humano trascender la realidad desde la compasión. ¡Presentemos la tecnología como una obra de arte y gratitud!

GLOBALIZACIÓN

Si sientes incomprensión ante la globalización es como si sonase el silencio.

La sociedad actual por miedo a la globalización tiende a edulcorar su realidad para no morir, cuando la única manera de vivir es desde la confianza que todo puede ser mejor. Por ejemplo, la globalización conlleva la internacionalización de procesos y agentes, progresivamente y cada vez más sin necesidad de corporalidad humana que nos incita a profundizar sobre el potencial de la misma para eliminar rencores históricos y sociales.

La globalización no tiene por qué abocar a la soledad a los que no han entrado en ella, como nuestros mayores. No queremos que sea necesario un ministerio de soledad. No estamos solos como sociedad racional, al fomentar el valor de las personas logramos alcanzar la sociedad global. Y la globalización debería ayudar a cocinar una felicidad generalizada y luchar contra el desamparo y la desigualdad.

Tenemos que esculpir nuevas formas de trabajo, de aportación de valor en la sociedad que nos permitan vivir con serenidad en el mundo globalizado.

La globalización es una construcción social, ¿crees que es verdad o mentira? Si da lugar a la pérdida de dignidad tendremos que innovar un nuevo modelo social. Solo desde la confianza en el cambio el futuro puede acercarnos a la vida en plenitud.

¿Qué te ha parecido el resultado del juego? ¿Te animas a participar en nuestras actividades? ¡Únete en meetup o contáctanos en: futuroscope@aeac.science!

Compartir este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email