El valor estratégico de la ciencia para la recuperación

Nota reflexiva para traer a colación y refrescar un artículo publicado el pasado 28 de septiembre de 2020 sobre la necesidad de un plan estratégico de recuperación a partir de propuestas científicas multi e interdisciplinares y basado en las éticas.

Por Emilio Muñoz

Hoy 20 de septiembre de 2021 es para quien escribe un día sorprendente en la turbulenta historia de las relaciones entre ciencia y sociedad en España.

Llevo décadas, desde que di el salto de la biología experimental a la filosofía de la ciencia, defendiendo la importancia de los contextos. En esta sociedad marcada por una pandemia que ha generado una crisis multifacética de consecuencias excepcionales: sanitarias, económicas, sociales, y que se ha visto sometida-no sé si con desasosiego o incluso con gusto para algunos- a la inmediatez mediática-, he sido testigo, sorprendido y a la vez preocupado por los potenciales excesos, del reconocimiento de la sociedad española a la ciencia, en principio la biomédica y sanitaria.

Curiosamente, en paralelo a la desescalada de la quinta ola de la covid-19 y coincidiendo con efectos llamativos por sus excesos de catástrofes naturales, ha vuelto a reaparecer una conciencia ambiental para volver a debatir sobre la importancia del cambio climático, algo que desde la perspectiva AEAC hemos elevado a la categoría de pandemia ambiental.

De nuevo, ante la erupción impresionante de un volcán en la joven evolutivamente isla canaria de La Palma, que ofrece imágenes subyugantes para la sociedad “instagrámica”, me encuentro con un hecho sorprendente. En la tertulia del programa Hoy por Hoy emitido por la cadena SER a las nueve de la mañana, los tres intervinientes, Mariola Urrea, Cristina Monge y Antón Losada, tres profesores en ciencias sociales, han estado opinando de modo unánime a favor del valor estratégico de la ciencia, de su importancia para salvar vidas y reclamando más inversión para la ciencia con valiosos apuntes y propuestas de política científica.

Esta positiva reacción emocional nos sirve de acicate para llamar la atención sobre el artículo titulado “Plan estratégico de país: hacia la remisión de la huella social de la covid-19” (https://aeac.science/articulo/plan-estrategico-para-la-remision-de-la-huella-social/), publicado en esta plataforma cuando se empezó a hablar en nuestro país de recuperación económica, tras reducir la incidencia de una de las olas previas con las que nos ha asolado la astucia biológica, la naturaleza del virus SARS-CoV-2.

En definitiva, que la resiliencia de la naturaleza parece ser un detonante para conmover la apatía social de la sociedad española para reclamar el apoyo a la ciencia, la que es indispensable para el desarrollo tecnológico y puede ser de ayuda en procesos innovadores

¡Gracias planeta por darnos lecciones para avanzar en la sabiduría de la prudencia!

Autor

Emilio Muñoz es profesor vinculado emérito en el Departamento de Ciencia, Tecnología y Sociedad del Instituto de Filosofía (IFS) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y profesor emérito en la Unidad de Investigación en Ciencia, Tecnología y Sociedad del CIEMAT. Es socio promotor de la Asociación Española para el Avance de la Ciencia (AEAC) y presidente de su Consejo Consultivo.

Colabora
Colaborar con la AEAC es apoyar a la Ciencia, en su sentido más amplio.
Hazte socio
Ser socio de la AEAC es apoyar a la Ciencia.
Newsletter
Suscríbete a nuestro boletín de noticias para tener toda la información de la AEAC en tu email.

Asociación Española para el Avance de la Ciencia © 2020 | Aviso legal | Contacto