Una experiencia con éxito de innovación educativa en la formación humanista de los ingenieros

Por Emilio Muñoz

El video que se sube a la web recoge la historia de éxito de una experiencia innovadora en el campo del aprendizaje integrador que ha tenido su centro operativo en la Escuela de Ingeniería de Minas y Energía de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Esta experiencia nació con estrategia de arriba hacia abajo puesto que fue su director, a la sazón Alfonso Maldonado, quien en línea con la fórmula de Cátedras utilizada para la extensión educativa de colaboración público-privada de la UPM, creó una Cátedra de Ética para introducir la dimensión humanista en la enseñanza de la ingeniería.

Su nacimiento tuvo lugar en 2006 tras una gestión que no debió ser fácil puesto que no contaba con apoyo privado y con quien escribe como director de la misma como tercera opción , tras haber rechazado dicha posición por razones diversas el reconocido historiador de la ciencia y académico de la RAE, José Manuel Sánchez Ron, y el reputado filosofo de la ciencia y la tecnología, Miguel Ángel Quintanilla Fisac. Acepté encantado cuando se me propuso porque se ajustaba perfectamente a mis objetivos epistémicos y estratégicos y coincidía con mi jubilación en el CSIC ,que pretendía que fuera una jubilación activa.

A pesar de ese origen difícil, la voluntad de la dirección de la Escuela era muy fuerte y como tal se puso en marcha con un relevante acto académico bajo la presidencia del Rector, Javier Uceda, y una conferencia del mencionado Miguel Ángel Quintanilla quien ocupaba el cargo de Secretario de Estado de Universidades e Investigación: en dicho acto tanto el director de la Escuela como yo mismo expresamos nuestro deseo de que dicha cátedra se proyectara sobre la UPM en su conjunto ,propuesta que fue acogida favorablemente por el Rector.

Si difícil había sido el nacimiento, no menos difícil ha sido su desarrollo. Pero quizá por mi inclinación por la biología evolutiva, fuimos capaces de iniciar una experiencia de adaptación tanto en los iniciales procesos educativos como en los de financiación. Los factores del éxito son paradigmáticos de lo que hoy se considera importantes y hasta indispensables para el éxito evolutivo: apoyo institucional-o lo que es lo mismo entorno favorable- reflejado en el apoyo de los directores de la Escuela durante los dieciséis años transcurridos (Benjamín Calvo. José Luis Parra y Francisco Javier Elorza); estrategia de cooperación y altruismo—hacer algo no para la satisfacción individual de alguien, sino que sirviera para beneficio de los otros-; finalmente una política de personal bajo las perspectivas de una cierta internacionalidad, intergeneracional e intergénero-.

Durante este proceso el motivo o motor para avanzar ha sido el de remar juntos, y se han generado nuevas orientaciones en las éticas, acuñando el concepto de interéticas sobre la base de una ética consecuencialista (sopesar costes y beneficios de la acción y la inacción) sustentada en valores como la responsabilidad, la empatía y la justicia social. De ahí el nombre de Unidad de Emprendimiento Social, Ética y Valores en la Ingeniería (UESEVI) .

Autores:

Emilio Muñoz Ruiz es profesor emérito vinculado en el Departamento de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS) del Instituto de Filosofía (IFS) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas CSIC), y en la Unidad de Investigación CTS del CIEMAT. Madrid, España.

 

Colabora
Colaborar con la AEAC es apoyar a la Ciencia, en su sentido más amplio.
Hazte socio
Ser socio de la AEAC es apoyar a la Ciencia.
Newsletter
Suscríbete a nuestro boletín de noticias para tener toda la información de la AEAC en tu email.

Asociación Española para el Avance de la Ciencia © 2020 | Aviso legal | Contacto