Diario de un Consejero de Ciencia. Semana 39.

Por Borja Sánchez.

Puedes consultar entradas anteriores de este diario haciendo clic aquí.

Buenas y lluviosas noches,

La evolución de la pandemia parece que poco a poco mejora. Nuestro esfuerzo y sacrificio nos está costando. Tanto muertes como nuevos contagios registran los mínimos del último mes y, un poco más al este, Italia tiene ya listo su plan de desconfinamiento y de reactivación, así que es sin duda una muy buena noticia. Pero no bajen la guardia, el riesgo de un rebrote estará ahí unos cuantos meses, así que medidas como la higiene de manos, el no tocarse la cara con las manos, el distanciamiento social y las mascarillas también estarán tiempo con nosotros. Hasta que las autoridades sanitarias no conozcan el alcance de la inmunidad poblacional no sabremos exactamente cómo serán los escenarios de los próximos meses. Pero estense tranquil@s que ahora sí está cerca. Y sí, nunca me he arrepentido, pero soy muy feliz de vivir en una zona rural de Asturias donde habrá muchas cosas, pero no aglomeraciones de gente.

La semana pasada se me quedó pendiente presentaros a Papuno, el super héroe molecular concebido por Álex para la Patrulla Laviana, y que tiene esta pinta:

Papuno tiene una supervista molecular y una especie de rayo con el que se carga a los virus malos, a los rojos como dice Álex mientras que a los verdes, que son los buenos no. Realmente el rojo representa una molécula de ARN y el verde una de ADN, que identifica porque tiene un molde en la mano.

Esta semana he concedido una entrevista al periódico digital La Voz de Asturias, donde la periodista ha recogido muchas de mis reflexiones acerca del papel de la ciencia durante este mes y medio de confinamiento (https://www.lavozdeasturias.es/noticia/asturias/2020/04/23/necesitamos-ley-ciencia-capaz-responder-epidemia-corto-plazo-incluso-reprogramar-actividad-empresas/00031587647168441229802.htm). En general estoy muy orgulloso de toda la gente que me he ido encontrando estas semanas (siempre hay excepciones). Estoy orgulloso de mis compañer@s en el Consejo de Gobierno y de toda la gente que altruistamente se ha puesto manos a la obra a proponer soluciones; acompañarles ha hecho que Asturias, si lo necesita, sea capaz de disponer y muy probablemente exportar toda de una serie de tecnologías para afrontar una crisis como esta. El resto de datos y curiosidades los tienen en la entrevista, incluído un guiño más que merecido al año 1979.

Voy a tratar de darle un rápido repaso a la semana, una semana en la que en Consejería seguimos trabajando en ir preparando todos los trámites previos para comenzar a trabajar en un borrador de ley, así como tratar de conjugar el parón en el procedimiento administrativo con priorizar y sacar parte de las convocatorias que teníamos previstas para este año. Todo en una situación complicadísima en la que el aumento del gasto sanitario se va a combinar con un descenso en los ingresos futuros a causa del parón en la actividad económica. Vamos hacia una época muy difícil pero no nos queda otra.

La gente sigue fijándose en cómo ha respondido Corea del Sur… y caray, la respuesta sigue siendo la misma de hace un mes, Corea del Sur controló la epidemia actuando rápidamente, desplegando tecnología y generando información a partir de sus datos agregados, y conocimiento y estrategia a partir de esa información. Aprendieron la lección de hace 5 años con el MERS: la generación de conocimiento a partir de grandes cantidades de información y anónima así como la ciberseguridad de los sistemas será clave en nuestro futuro como región y ahí debe apuntar nuestra ley de ciencia.

Un ejemplo del uso de grandes cantidades de datos agregados y anónimos nos los ofrece diariamente Google en sus informes sobre movilidad: https://www.google.com/covid19/mobility/ Es una buena ocasión para recordarle una cosa a usted, sí a usted, el mismo que cuando diferentes expertos han sugerido usar una estrategia parecida a la de Corea ha puesto el grito en el cielo porque cree que el Gobierno le espiaría… A usted le digo que revise no tenga activado el historial de ubicaciones de la cuenta gmail que usa para descargarse un montón de aplicaciones en el móvil, alguna en la que incluso usted se geolocaliza usando fotos. Toda esa información que Google obtiene a partir de los datos que usted y millones de usuarios le mandan gratuitamente, y que por supuesto anonimiza de acuerdo a la ley vigente, es la que ahora podemos usar para ver tendencias que, aunque no sean comparables entre países, si dan buena cuenta de cómo ha impactado el confinamiento en la movilidad hacia diferentes lugares, desde parques y lugares de ocios a supermercados. Si no, sírvanse comparar los casos de España y Corea del Sur:

España: https://www.gstatic.com/covid19/mobility/2020-04-17_ES_Mobility_Report_en.pdf

Corea del Sur: https://www.gstatic.com/covid19/mobility/2020-04-17_KR_Mobility_Report_en.pdf

Aquí les pongo una captura combinada:

Fíjense como mientras en Corea del Sur la movilidad hacia restaurantes, cafés etc (retail and recreation) ha caído un 23%, en España lo ha hecho un 89% en el mismo período de tiempo y con respecto a la línea base, calculada como una mediana de la movilidad del mismo día de la semana pero en un período a principios de año, concretamente entre el 3 de enero y el 6 de febrero, en la época ”pre-confinamiento”. Y así con los diferentes lugares, supermercados y farmacias, parques, jardines etc.

Calcular el efecto de las diferentes medidas de “desescalado” o de “desconfinamiento” en la movilidad, combinado con estudios de seroprevalencia bien diseñados y apoyados en herramientas de bigdata que tienen a su disposición muchísimos grupos de investigación y empresas, pueden ayudarnos a visualizar los diferentes escenarios antes de que lleguen. Si no, siempre iremos a rastro de los datos… como nos decía el Ministro el pasado viernes, si no nos anticipamos, prever el futuro es tan incierto como intentar aterrizar un avión con los datos de altura y velocidad que tienes 15 minutos antes. En mi opinión, es totalmente incoherente que mientras estos y otros muchos datos están en manos de terceros, los gobiernos no puedan tener acceso a toda esta información (recuerden que de forma agregada y anónima) para diseñar una respuesta a situaciones de crisis sanitarias como la actual. Será un debate que debamos afrontar en el corto plazo porque éste es realmente un tema crucial.

Esta semana también ha habido cambios con respecto al uso de mascarillas en el ámbito comunitario, cuyo uso parece determinante en evitar rebrotes futuros. Tienen toda la información aquí, con definiciones, tipos de mascarillas etc. Pero si quiere saber cuál es la mascarilla recomendada para usted, vaya directamente al anexo 2, donde una tabla le guiará hacia el tipo de mascarilla que se aconseja según el colectivo al que pertenezca. En lo que respecta al coronavirus, la ciencia sigue descubriendo cosas. Y sí, la vacuna tardará pero llegará, igual que tener kits de detección rápidos y fiables. Esta semana se ha publicado un reportaje que ha contado con la colaboración de la Dra. África González, que es la actual Presidenta de la Sociedad Española de Inmunología. El artículo completo se encuentra aquí, y describe cómo es el proceso de respuesta de nuestro sistema inmunitario al nuevo coronavirus. Ya ven que es un proceso complejo que dura unos 21 días y en el que diferentes condicionantes, unos conocidos (por ejemplo presencia de patologías previas) y otros sospechosos o directamente desconocidos (por ejemplo susceptibilidad genética) favorecen la aparición de la enfermedad, de la COVID-19, una respuesta inmune desmesurada que se lleva por delante al propio organismo. Algunos de los proyectos financiados por el fondo COVID-19 del Instituto de Salud Carlos III pretenden justamente responder a estos enigmas, así como calcular si la protección inmunitaria adquirida tras pasar la infección por el coronavirus es definitiva.

Recuerden que la ciencia tiene sus tiempos. Por cierto para el que creía que el nuevo coronavirus era algo raro y excepcional, le recomiendo la lectura de este artículo donde da buena cuenta de todos los diferentes coronavirus que se encuentran en animales y que saltan a humanos cuando tienen ocasión. Normalmente no va más allá de un cuadro compatible con los síntomas de un resfriado… pero el SARS-CoV-2 ha encontrado su oportunidad de propagarse en este momento.

Como curiosidad musical, resulta que esta semana me he enterado de la muerte de Krzysztof Penderecki, quien fallecía el pasado 29 de marzo. Penderecki fue autor de composiciones que se escuchan en las bandas sonoras de películas como “El exorcista” o “El resplandor”. Este hombre era de los que componían música con partituras, digamos, poco ortodoxas si las comparamos con la música clásica, dando lugar a obras como esta (bajen el volumen): https://youtu.be/HilGthRhwP8?t=352

No se crean, el bueno de Krysztof no era el único en utilizar este tipo de partituras alternativas (por llamarlas de alguna forma, porque son tan partituras como cualquier obra de Mozart). Aquí les dejo otros dos ejemplos de sendos compositores, la pieza Gesang der Jünglinge de Karlheinz Stockhausen, y Pithoprakta, de Iannis Xenakis. Interpretar este tipo de música, y sobre todo dirigirlas es complicado, y si no miren a la directora de orquesta de esta otra pieza de György Ligeti, en la que un periódico forma parte de la percusión…

Y poco más… a partir de hoy pueden salir neños y neñes, pero por favor precaución y responsabilidad personal. El riesgo de rebrote es real, no la vayamos a armar ahora. Pensad que Italia ya está planeando el desconfinamiento, así que nosotros no tardaremos, y cuando salgáis con los guajes recordad la regla de los cuatro unos: un adulto, una hora al día, a un kilómetro de casa y una única vez por jornada… y mantened el distanciamiento social, la higiene de manos y revisad bien las recomendaciones sobre mascarillas.

¡¡Saludos!!

Compartir este contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email